No se ama aquello que no se conoce

APRENDE A VALORAR Y A AMAR TU CUERPO CON ESTOS CONSEJOS

Ph: Joanna Watala

Hola a todos, mi nombre es Andrea Botero, soy Asesora de Imagen y Personal Shopper de Estilando y mi propósito en esta vida es ayudar a las personas a que se sientan a gusto con su imagen, la que ven en el espejo, que se quieran más, que se proyecten, que amen su cuerpo, que lo respeten.

Acompaño a cada uno de mis clientes en su proceso a linear su imagen personal con sus objetivos personales y profesionales de acuerdo a su personalidad, ayudándoles a obtener esa seguridad y esa coherencia necesaria.

Soy fiel creyente de que la belleza se proyecta de adentro hacia afuera y mi prioridad es aumentar el autoestima de las personas, haciéndoles conocer su cuerpo, potenciando y valorando virtudes y no sus defectos.

Tema que voy a tocar más adelante, porque si estamos bien con nosotros mismos internamente, seguro lo vamos a transmitir a nuestro núcleo familiar o personas que nos rodean.

Como Ya sabemos, en los últimos días todos hemos estamos viviendo prácticamente lo mismo, por supuesto cada uno de una forma distinta, pero que al final nos afecta o alimenta a todos por igual, dependiendo de la perspectiva con que lo queramos ver, y con esto me estoy refiriendo al tema mundial del momento que es el corona virus y todo lo que está provocando como por ejemplo el pasar más tiempo en casa.

Así que voy a enfocar este texto a aportarles contenido de valor para que puedan hacer cosas entretenidas en casa y así canalizar toda esta preocupación e incertidumbre que nos agobia tanto y poderla transformar en momentos de serenidad, tranquilidad y aprovechamiento, saquémosle el mejor partido a nuestro tiempo en casa.

Entonces me puse a leer y a ver videos de mis amigas psicoterapeutas porque me estaba pasando que estaba un poco desesperada en casa después de dos semanas de organizar mis presentaciones de clientes, arreglé cositas pendientes de mi curso de formación, hice mejoras a mi dossier, saqué todo mi closet y lo volví a guardar, re acomodé cosas en la cocina y en los cajones, y ya sentía que se me estaban acabando los recursos, pues somos humanos y es natural entrar en pánico y resulta que de esta pequeña investigación salieron dos palabras que me gustaron mucho que son: INCERTIDUMBRE y ACCIÓN

Cambiar la INCERTIDUMBRE por la ACCIÓN! Para poder canalizar toda esta energía de otra forma.

3 PASOS PARA APRENDER A AMARTE:

Entonces voy a dividir este texto en 3 partes porque mi objetivo puntual es  ayudarles a hacer una renovación total enfocada a mejorar su imagen personal desde su interior, definitivamente quiero que se sientan más a gusto con ustedes mismos, que proyecten más seguridad y más confianza cuando salgan de esta etapa tan enriquecedora que nos ha impuesto la madre tierra.

  1. El primer paso lo quiero llamar introspección, aprovechándome un poco de la situación y de lo que significa quedarse en casa.
  2. El segundo paso lo voy a llamar preparación, que es como una cocción, me gusta cuando las cosas están en el horno porque hay expectativa y ganas de conocer el resultado final.
  3. Y el tercer y último paso lo voy a llamar acción, y es aquí donde les daré unos tips que hacen parte de todo el proceso, y una pequeña parte de este paso será sumergirse en su propio closet.

Estos 3 pasos es importante convertirlos en un hábito aprovechando que ahora estaremos en casa, para que cuando volvamos a la rutina, nos sea difícil hacerlos a un lado.

Entonces vamos a empezar:

LA INTROSPECCIÓN:

Vivimos en un mundo que va a mil por hora, un mundo esclavo de la velocidad y del tiempo, un mundo que nos contamina constantemente con sensaciones de estrés absoluto.

Imagínense, este ritmo absurdo junto a las tareas y obligaciones de nuestro día a día que nos exige enfocar toda esta atención hacia el exterior, todo el tiempo, comemos rápido, dormimos poco,  no hacemos ejercicio, comemos cualquier cosa porque toca comer, o peor aún no comemos, para evitar que se nos escape alguna tarea, pero al mismo tiempo nos estamos alejando de nosotros mismos.

A mi particularmente me ha pasado cuando recién llego de un viaje, que he estado desconectada por semanas, volver a la realidad y no recibir llamadas, correos, mensajes de posibles clientes, es un sentimiento espantoso, como una especie de crisis existencial, y empiezo a pensar en un montón de cosas supremamente injustas. Somos muy injustos con nosotros mismos, es cuestión darle tiempo al tiempo, de volver a reactivarse, volver a aparecer en las redes sociales, para volver a coger el ritmo. Pero vamos tan acelerados que ni siquiera nos tomamos el tiempo de tomar esa pausa con calma y con paciencia.

Se nos hace casi imposible reservar unos minutos para mirarnos por dentro, para volcar la mirada hacia nuestro interior y preguntarnos si estamos bien, si algo sucede dentro, si todo está en orden, de hecho para muchas personas esta posibilidad ni siquiera existe porque nunca se la han planteado y mucho menos la han experimentado.

La pregunta es, ¿podemos realmente aprender a conectar con nuestro interior? Claro que sí! La introspección es clave para poder despertar y ser más conscientes de nuestro cuerpo y de sus necesidades, porque si nuestro cuerpo está saludable y se siente bien, nos vamos a sentir más bellos y vamos a proyectar más seguridad y más confianza. Por esta razón el lema de Estilando, mi empresa es “La belleza se proyecta de adentro hacia afuera”

Hay una frase que me gusta mucho que dice: “Quién mira hacia afuera sueña, quien mira hacia adentro despierta”, de Carl Gusteve

Y en esta primera parte, los quiero invitar a hacer una pausa, cerrar los ojos y mirar detenidamente su cuerpo, su alma, su corazón, su mente, su respiración, sus signos vitales, visualicen como corre la sangre por sus venas, como sube hasta el cerebro y recorre hasta la parte más diminuta de su cuerpo, sientan su respiración despacio, inflen sus pulmones de energía vital y exhalen todo aquello que no les hace sentir a gusto con su cuerpo. Llénense de buena energía.

Vamos a hacer el siguiente ejercicio, cómanse una fruta o algo que les guste mucho, preferiblemente que sea saludable y que no provenga de ningún sufrimiento animal por ejemplo y visualicen como después de saborearlo, masticarlo y tragarlo, pasa por el tracto digestivo, llega a su estómago y pensemos como todos esos nutrientes se esparcen y llegan a cada parte de su cuerpo, a cada célula, sintamos cómo nos da energía, nos hace felices, nos alimenta, con este ejemplo los quiero invitar a comer de una forma más  consciente, somos seres de luz, no somos máquinas de hacer dinero.

Revisemos nuestros pensamientos con calma y con paciencia, examinemos a fondo nuestro cuerpo, hagamos una inspección profunda. Focalicemos nuestros procesos y experiencias y hagámoslas más enriquecedoras y profundas.

Esa es la verdadera introspección, tener la capacidad de hacer consciente cada estado, dormir, respirar, comer, caminar, hablar, mirar, escuchar, degustar.

Este método tiene la particularidad de ser completamente subjetivo, tiene su propio criterio, su propia belleza, su propio sentimiento de admiración, por lo tanto está construido desde la realidad de cada uno de nosotros. Esta práctica no es nada fácil, y requiere de entrenamiento constante, y es un entrenamiento a la conciencia, si queremos tener buenos resultados, debemos tener una buena actitud de aceptación, sinceridad de persistencia.

Escuchemos nuestro cuerpo y hagamos de él un templo, tratándolo como se merece, observando y conectando en todo momento con lo que sentimos, llevando cada situación con calma, sin apresurarnos y sin dejarnos llevar por el impulso como solemos hacer habitualmente.

Este proceso nos va a ayudar no sólo a llevar una vida más saludable, sino que nos va a ofrecer la posibilidad de avanzar en nuestro desarrollo espiritual, hagamos de cada momento una meditación. El resultado será conocernos mejor, respetarnos, amarnos y aceptarnos tal y como somos.

Una vez hemos hecho esta introspección, que recomiendo que la intenten hacer a diario, mientras cocinan, mientras se lavan los dientes, mientras hacen aseo, ya cada uno escoge cuál es su mejor momento de practicarlo.

LA PREPARACIÓN:

Aquí quiero hablar de un tema muy oportuno que viene ahora en tendencia que se llama “Cuerpo positivo” La tendencia a aceptar la forma natural del cuerpo.

De un tiempo para acá, el entorno, las redes sociales, las amistades, incluso la pareja, se han encargado de violentar el cuerpo, condicionando su libertad. La tendencia “Me gusta mi cuerpo” busca transformar la forma en que las personas se ven a sí mismas, desde un punto de vista positivo y saludable.

Buscando unas estadísticas, encontré que 1 de cada 4 personas no se gustan en el espejo, 6 de cada 100 sufren trastornos alimenticios, es decir que un porcentaje bastante importante de personas tienen una relación poco saludable con su cuerpo.

¿Y si en vez de cuestionar cómo es nuestro cuerpo, ponemos en duda los mensajes que la sociedad nos manda?

La sociedad ha condicionado nuestro autocuidado, con campañas publicitarias dónde la delgadez extrema ya no puede llegar a otro nivel, la cirugía estética es cada vez más normal, en los 90´s la generación de modelos impulsadas por las grandes firmas y diseñadores, nos plantearon un canon de belleza femenino absurdamente insano, si seguimos así, ¿qué más podremos esperar? Pensemos que muchas de esas fotos están retocadas con Photoshop y filtros.

Empecemos por aceptarnos tal y como somos, aceptemos las canas, las estrías, la celulitis, las pecas, las arrugas, somos perfectos, cada uno en su edad. ¿Un hombre con canas se ve sexy verdad? ¿Por qué las mujeres no?

Definámonos por todo lo que somos y tenemos por favor, un cuerpo con capacidad de sentir, correr, respirar, pensar, crear. El canon de belleza de la década de los 90´s nos encajonó en una bola de superficialidad absoluta, ya estamos en el 2020, creo que ya es hora de cambiar esta tendencia y ponerla más a nuestro favor. Creo que es momento de ponerle una pausa a todo esto.

¿Qué podemos hacer?

Empecemos por no compararnos, somos una obra de arte única y original, cada uno de nosotros es diferente y no existe el cuerpo ideal, no se critiquen cuando se miren en el espejo, no enfoquen la mirada solo en aquellas cosas que no les gusta de su cuerpo, no se dejen opacar solamente por una sola cosa que no les gusta. Usen ropa que los haga sentir cómodos, encuentren un estilo que los haga sentir bien y únicos.

Fíjense  en otras cualidades también, hay muchas cosas que les dan un valor diferente al de su físico, desarrollen estrategias para mejorar su autoestima, como por ejemplo, dejar de tener pensamientos negativos sobre ustedes mismos y conviértanlos en positivos, póngase como objetivo el logro en vez de la perfección, consideren los errores como oportunidades de aprendizaje. Prueben cosas nuevas (peinados nuevos, looks diferentes, aprovechando que están en casa y nadie los va a criticar), identifiquen lo que pueden cambiar y lo que no, fíjense metas nuevas y aprendan a renunciar a esos viejos hábitos para que puedan renovarse.

Por otro lado, aprendan a apreciar todo lo que los medios nos muestra sobre estándares de belleza, modelos con cuerpos idealizados, pensemos en que todas estas personas viven de sus cuerpos, porque les pagan por las fotos, por los desfiles, por los videos, este es su trabajo y lo admiro profundamente, pero nosotros no somos modelos, somos personas del común denominador, así que dejemos de ser tan críticos y duros con nosotros mismos.

Cuiden sus hábitos alimenticios, coman saludable, aquí les quiero recomendar el libro del doctor Carlos Jaramillo “El milagro metabólico” el cual estoy siguiendo desde hace algunos meses y he aprendido lo importante que es la alimentación y la relación que tiene con nuestro cerebro. Mi mensaje es cómanse los alimentos tal y como se los entrega la tierra, la industria de la alimentación se está encargando de enfermarnos con tanta comida procesada y llena de conservantes y azúcar, tratemos de cocinar nuestros propios alimentos, recuerden el proceso de introspección del que les hablaba anteriormente, cada persona que cocina le pone su propia energía a esos alimentos y ¿qué mejor si vienen de nosotros mismos o de nuestros seres queridos?

Seamos más conscientes de la procedencia de cada alimento, apoyemos más a nuestros campesinos, apoyemos más la comida orgánica, las huertas, volvamos a la antigüedad, realmente se van a sentir con más energía y vitalidad. Se los digo desde mi experiencia.

Comer saludable hace parte de cómo se sienten con sus cuerpos y frente al espejo, llevo 2 semanas comiendo en casa, comida cocinada por mí, y realmente me siento fuerte, vital, me gusto más en el espejo, no me siento pesada, ni cansada. Y esto ayuda muchísimo a la autoestima, la piel se ve más saludable, el pelo y las uñas también. Recordemos que nuestro cuerpo es un templo así que no le demos basura. Alimentémoslo como se merece.

Evitemos hacer dietas destructivas y meterle al cuerpo productos para adelgazar o ganar masa muscular, necesitamos es la energía necesaria para que los huesos, órganos y cerebro estén en constante desarrollo.

Así que en esta parte del proceso que es la preparación, los invito a que tomemos nuevos hábitos, aprovechemos este tiempo para empezar a implementarlos y hacerlos parte de nosotros, conectemos más con nosotros y con la tierra.

Entonces ya hablamos de introspección y ejecución, ahora vamos a pasar a la ACCIÓN, ¿qué vamos a hacer para aprovechar estos días de crecimiento de adentro hacia afuera?

LA ACCIÓN:

Liberémonos de los prejuicios y estereotipos impuestos.

Vivamos nuestro cuerpo con placer y libertad.

Pensemos que es la sociedad la que está enferma y no nosotros.

No dañemos nuestro cuerpo cuando en realidad lo que queremos es cuidarlo.

Y tengamos siempre presente que somos perfectos tal y como somos.

Entonces mientras vamos trabajando en los dos primeros pasos que son más internos, vamos hacer un proceso de limpieza físico y externo! El de nuestro closet, como les decía antes, vamos a sumergirnos en él, van a ver que después de esta limpieza, va a fluir la energía mucho mejor! Se van a parar frente a él y van a empezar a sacar absolutamente todo familia por familia, es decir, pantalones, camisas, faldas, vestidos, zapatos, camisetas…

A esto le vamos a incluir la ropa interior y los complementos y accesorios como joyas y bisutería. Vamos a ubicar todo esto en la sala, cojamos el sofá, la mesa del comedor, las sillas, la mesita de centro todo! pongamos todo a la vista para que nos sea más fácil hacer este ejercicio.

Vamos a tener a la mano bolsas negras o de tela pero grandes, para poder poner todo lo que vamos a sacar.

“Hay una ley de marketing, que se llama la ley de Pareto que dice que dice que del 100% de nuestros clientes, sólo el 20% nos genera el 80% de las ganancias. Si aplicamos esta regla en el guardarropas, la proporción es igual.

Si hacemos un chequeo general de nuestras prendas, vamos a evidenciar que sólo utilizamos el 20% de ellas.

La idea después de hacer este ejercicio es que logremos abarcar el 80%

Entonces una vez tengamos todo organizado por familia, vamos a mirar prenda por prenda, vamos a hacer esta revisión con criterio y objetividad, dejando de un lado la parte sentimental y emocional vamos a hacernos las siguientes preguntas:

– ¿Está en buen estado?

– ¿Todavía me queda bueno?

– ¿Me lo he vuelto a poner en los últimos 12 meses?

– ¿Me lo volvería a poner?

– ¿Si lo viera en la tienda hoy, me lo compraría?

– ¿Me encanta como me veo con esto?

Todas aquellas prendas de souvenir de los lugares que han visitado, que tienen un valor sentimental, métanlas mejor en una caja con un letrero que diga “recuerdos” pero no dentro del closet, para no ocupar espacio innecesario.

El éxito de un buen closet es que sea funcional, es decir que quede todo a la vista, esas prendas que están en los últimos rincones refundidas, nunca las van a usar porque ni siquiera se van a  acordar que las tienen.

Permítanse que cada prenda que tengan en su closet, les saque la sonrisa y la luzcan con ganas.

Entonces ¡Manos a la obra!

Después del primer barrido, van a revisar qué están usando hoy, qué looks hacen habitualmente. Esto servirá para hacer circular y reutilizar algunas piezas, es decir darles una nueva vida, un nuevo ciclo a aquellas que están abandonadas y buscarles nuevas combinaciones, o descartarlas definitivamente y dárselas a alguien que les pueda dar una nueva vida.

 

Estas son algunas preguntas que se pueden hacer para orientar qué quedarse y qué no

¿Se puede arreglar?, ¿A alguien le puede servir?, ¿No tengo con qué usarlo?, ¿No me representa hoy?, ¿Tiene que ver con otro momento de mi vida?

Con las prendas seleccionadas, van a intentar armar nuevas combinaciones

Posibles que no se les hubiese ocurrido o que consideraban imposibles.

El resultado puede darles sorpresas e ideas para maximizar sus prendas. Aquí mi consejo es buscar en internet el círculo cromático, y ver todas las posibilidades que tienen de cruzar colores, siguiendo las técnicas.

De esta manera y poco a poco lograrán tener un guardarropas 100% nuevo y vital.

Lograrán ahorrar tiempo, dinero y espacio.

Cuando usen su closet completo, pasarán a ser dueños de su apariencia y de la imagen proyectada. Además, si saben qué prendas les faltan sus compras serán más eficientes.

El orden, es otro aliado.

Un closet bien organizado también ayuda a aprovechar mejor lo que tienen y a vestirse con más eficiencia con lo que les gusta y no con lo que encontraron.

Para lograrlo, les recomiendo el documental de Marie kondo en netfilx, ella es una organizadora profesional muy buena y hay una sesión de closet muy interesante con tips súper buenos.

“Ser organizado significa disfrutar más” – Anónimo.

 

Aquí les doy unos tips, para que puedan aprovechar el tiempo de la cuarentena para empezar a organizar su closet.

Tengan una prenda por gancho, de esta forma se verán todas las prendas disponibles.

Traten de acomodarlas por familia, esto también ayudará a economizar tiempo a la hora de vestirse.

– Ubiquen los zapatos en cajas transparentes o a la vista, para no usar siempre los mismos, además no es higiénico.

– Aprovechen todos los espacios. Los estantes más pequeños pueden usarse para poner carteras y maletines por ejemplo, también pueden agregar un organizador que sirva para poner pashminas, cinturones y demás.

Dejen los lugares menos accesibles para los artículos de menos uso, como por ejemplo prendas de otro clima, como playa o vestidos de fiesta.

Tener una escalerita a la mano para llegar a esos últimos espacios, esto  permitirá optimizarlos más.

Y ya para terminar, quiero cerrar este video con una cita anónima que encontré en uno de mis libros favoritos “Mírate”, de mi profesora Andrea Vilallonga, que dice así.

“Sólo se pierde aquello que no cuida, No se cuida aquello que no se valora, no se valora aquello que no se ama y NO SE AMA AQUELLO QUE NO SE CONOCE”.

Muchas gracias y feliz cuarentena!