De regreso a Estilando – Asesoría de Imagen Personal

 
Después de dos largos meses de visitar el sur ??????, regreso recargada de energía y ganas de continuar con mi trabajo.
Viajar cambia la perspectiva, te hace perder la vergüenza de hablarle a extraños, preguntar si estás perdido, conversar si te sientes solo, te enseña a administrar de tal manera tu dinero para que te rinda durante todo el camino, te abre la mente, respiras arte, arquitectura, diseño, te vuelves más observador, la mente funciona distinto, el oído se agudiza al oír los acentos y la música respectiva de cada lugar.
A mi me saca la sonrisa cada vez que veo paisaje un paisaje nuevo, cada maravilla natural, sentir cada clima, cada viento, cada aire autóctono, conocer cada personalidad según la región, unos más abiertos y familiares, otros más serios y distantes.. Te enriquece a tal punto que agudizas todos tus sentidos.
La vista: Agradezco a Dios por darme el sentido de la vista, porque lo que estos ojos vieron lo llevaré en mi corazón para siempre, espero recordarlo muchísimos años.
El olfato: De las diferentes comidas, de los vinos, de los árboles, de las flores, la primavera tiene muchos aromas.
El gusto: Pruebas sabores nuevos en cada región, las diferentes preparaciones del dulce de leche, de los vinos, del chocolate.
El tacto: Tocar las lanas, las cortezas de los árboles, la nieve de glaciar, la temperatura del agua y de los vientos, el diferente confort de cada cama con la que compartes el sueño en cada lugar.
El oído: La música y los acentos. El vocabulario que te enseña o de repente te hace reír o preguntar el significado de cada palabra y aprender. Copado, zarpado, genio, posta, po, che, pelotudo, cachai. Entonces cuando más adelante me encuentre con una de estas palabras en otra parte del mundo mínimo me hará sonreír y recordar.
Tengo nostalgia de dejar estos paisajes, veo a Bogotá con otros ojos, pero llego recargada de continuar con mi trabajo que gracias a Dios me permite manejar el tiempo para seguir ampliando la perspectiva.
Ayudo a las personas a sentirse bien con su cuerpo, realzar sus virtudes, las ayudo a que se sientan seguras y empoderadas con su Imagen externa y actitud. Les hago tener más ganas de comerse al mundo! Vamos por más. Trabajar ayudando a las personas no tiene precio!